Cuál es tu versículo bíblico favorito

Queridos amigos, feliz año nuevo a todos. No he tenido ocasión de felicitaros el año ni las fiestas antes, sin embargo lo hago ahora con todo el cariño igualmente. Espero que hayáis pasado unos buenos días pese a las horribles circunstancias que vivimos.

Hoy no vengo a hablaros sobre nada en especial, únicamente a comentar cual es mi versículo favorito y preguntaros acerca del vuestro. El mío es Lucas 4: 16-18. Cuenta cuando Jesús entra en la sinagoga y desenrolla el libro del profeta Isaías y lee: “El Espíritu del Señor esta sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a proclamar la buena noticia a los más pobres, a liberar a los oprimidos, dar vista a los ciegos y a sanar a los que tienen roto el corazón”. Lo enrolló y dijo: hoy se cumplió ante vosotros esta profecía.

Me parece sencillamente maravilloso. Primeramente porque, el texto en sí es muy bonito: me ha enviado a dar vista al ciego, a liberar al oprimido, a sanar al de corazón roto. Me parecen unas palabras muy bonitas y muy llenas de amor.

Por otra parte, me parece que este versículo simboliza buena parte de nuestra Esperanza. Jesús simboliza todo esto, simboliza el amor, simboliza el que ha sido ungido, simboliza el que cura al ciego y el que libera al oprimido. Y realmente cierto es; Jesús es quién nos liberó de la opresión del pecado, es quién dio vista a los ciegos que no podían ver (no solo físicamente, si no también a los ciegos de espíritu); y es quien vino a sanar a los que tienen roto el corazón por el pecado, por la pena, por el sufrimiento.

Si lo analizamos en su conjunto; me quedo sin palabras. Me fascino ante tanto amor, tanto regalo y tanta buena noticia. Pues así es amigos, Dios envió a su hijo para liberarnos, para darnos la Buena Noticia y para perdonarnos. Todo eso lo hizo gratuitamente, por puro y simple amor hacia nosotros, los hombres. Este texto fue profetizado por Isaías, y recogido por tanto en el Antiguo Testamento. Siempre me gustó porque como decía, simboliza nuestra esperanza, se personifican todas estos anuncios tan bellos en la persona de Jesús. Solamente de pensarlo, ¡me corren lágrimas de alegría!.

Pues ojalá queridos amigos sepamos ver a Jesús en estas bellas palabras. Ojalá nos cure nuestra ceguera, nos repare nuestro corazón y nos libere de aquellas cosas que nos hacen esclavos. Os mando un fuerte abrazo y rezo porque pueda escribiros de nuevo.

Carlos García Moreno