A Trinidad, Hija del Amor Misericordioso, le ha quedado claro que al Señor no le gusta que juzguemos…

Frases destacadas de Trinidad: «No siempre las humillaciones son malas…» «Soy responsable de la campana…» «Estaba en oración muy recogida con el Señor…» «Una hermana me avisó que era la hora…» «Al Señor no le gusta que juzguemos…» «No tuve que pedir perdón a una si no a todas…» «Júzgate a ti misma…» «Me gustas más cuando no juzgas…»

 

Artículo anteriorEl Papa denuncia la cultura del descarte
Artículo siguienteCuál es tu versículo bíblico favorito