Con Religión en Libertad descubrimos el testimonio de este ex miembro de ETA.

Mikel Azurmendi, nacido en San Sebastián en 1942, fue uno de los primeros miembros de ETA y tambiénuno de los primeros en abandonar esta organización terrorista por rechazar sus prácticas criminales. Y por ello fue objeto de amenazas.

No era creyente, pero en un momento de su vivido fue tocado por Dios. En una entrevista con Fernando de Haro, explica que ya no hay miedo, sino confianza y gratitud, día a día. Con Cristo, dice, «lo que cambia es la vida misma incluso a la edad de 78 años. Se trata de una experiencia de muerte del hombre viejo y recuperación del instante. Comienzas un nuevo aprendizaje. […] Cada instante es una gloria de vida, como un anticipo de lo eterno; sin duda un estallido de alegría. Uno se ve re-nacido, ama la vida y da gracias a cada momento».

En este vídeo, de la Diócesis de San Sebastián, tras la presentación del obispo Munilla y del entrevistador Fernando de Haro, Azurmendi explica su testimonio.

Artículo anteriorEn memoria de la Hermana Ruth María
Artículo siguienteDios se manifiesta a través de las personas