miércoles, octubre 27, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSDios se manifiesta a través de las personas

Dios se manifiesta a través de las personas

Me llamo Marta, tengo 21 años y estudio magisterio de Educación Primaria.

He tenido la suerte tanto de nacer en una familia que desde pequeña me ha inculcado la fe.

Gracias a ello, soy consciente del gran privilegio que supone tener presente a Dios en mi vida y en mi día a día. Es ÉL quien nos va guiando, dándonos toda su fuerza cuando las nuestras flaquean, pero sobre todo, ÉL es quien va poniendo a personas en nuestro camino. Personas que siempre nos acompañan y que son luz en medio de la oscuridad. En mi caso al menos, tengo muy claro que es así. Mis padres, mis hermanos, mis abuelos, mis padrinos, mis amigos, mis primos, mis tíos….Personas MARAVILLOSAS, que son fundamentales en mi vida y que Dios ha querido que estén a mi lado. Al terminar el día pido y rezo por cada una de ellas, que sigan a mi lado enseñándome, cuidándome, ayudándome.

El verano pasado estuve de voluntaria en un campo de trabajo en el barrio de Nazaret, en Valencia. Un barrio lleno de proyectos, entrega, vida y personas. Fue una experiencia inolvidable que me hizo darme cuenta del gran poder que tienen los pequeños gestos, como las sonrisas o los abrazos. Que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. Y que, como he dicho antes, Dios nos habla a través de las personas. Allí tuve la oportunidad de experimentar la presencia de Dios de una manera más profunda: estaba presente en detalles como la sonrisa de cada niño, en sus ganas de ser felices cada día, en cada oración, en cada palabra de agradecimiento. No hace falta irse muy lejos para intentar hacer a otros un poquito más felices. En el momento que sales de tu zona de confort, y conoces una realidad diferente y más complicada que la tuya, es cuando te das cuenta de la suerte que tienes.

En mi día a día intento sacar un ratito para hacer oración y para rezar. Muchas veces (aunque no tantas como debería) intento como digo darle las gracias a Dios por todo lo que tengo. Porque estudio lo que me gusta, porque tengo todo lo que quiero a mi alcance, y porque tengo SALUD. Muchas veces damos por hecho estas cosas, y estamos tan metidos en la rutina que se nos olvida, cuando en realidad son regalos que el Señor nos va haciendo. Y ante las dificultades o adversidades, recurro también a ÉL. Es el único que nos puede llenar el alma de fortaleza, amor y paz, y de hacer nuestros problemas más llevaderos. Cuando nos aferramos a Él, Dios mismo nos revela lo bueno que está justo delante de nosotros y no lo gramos ver.

Marta Morote

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC