Hoy es de esos días donde me siento afortunado por sentirme tan HIJO por partida doble.

Ese escapulario lo llevó mi padre hasta su partida al cielo.

Me siento HIJO e hijo, con un Dios PADRE que me quiere con locura como lo hizo mi padre.

Que la vida no nos encarcele en sus mediocridades. La lucha es diaria, las trabas muchas, las incertidumbres miles, pero agárrate con dos bemoles a la VIDA y busca la FE. Búscala, pídela, no vendrá sola.
Que…¿te da igual?…
No no te da igual, te encantaría.

Hasta para eso Dios te hizo libre. Abraza y te abrazará. Ignórale, no habrá rencor, Él seguirá esperándote.
No hay prisa, sí necesidad.

LA VIDA SIN FE TE HACE ESCLAVO DE TENDENCIAS, LA FE TE HACE LIBRE. Muy libre.

Javi Pacheco (@pacheco.doria)

Artículo anteriorEres tú el que elige seguir a Dios
Artículo siguienteTe necesitamos completo