Narración de muy grata lectura, que gustará especialmente a todos los amantes de la jardinería y de la horticultura, pero no solo a ellos. Bert Pinnegar, el «Viejo Yerbas»,  recuerda su vida de jardinero en una mansión inglesa, desde los comienzos hasta el final, cuando ya solo atiende un invernadero del lugar y son otros los dueños de la finca.

Su vida ha sido la jardinería, una historia de pasión por el trabajo bien hecho, de superación, llena de toques de humor, pero también sobre las relaciones entre dueños y empleados, sobre las rivalidades entre los jardineros, etc., y sobre los cambios generacionales…

Prosa de calidad, con una buena traducción de Ángeles de los Santos. Un clásico de la literatura inglesa del siglo pasado.

Luis Ramoneda para Club del lector

Artículo anteriorCocido de Cielo
Artículo siguiente«Cristo de la calle», apostolado de Juventud Misionera