Descubrimos con la Vanguardia a Dolores Hart, la primera mujer que besó a Elvis Presley en una película de ficción. Su carrera en Hollywood fue de las más prometedoras del momento, a finales de los 50 y principios de los 60. Sin embargo, de un día para otro, sorprendió al público anunciando que lo dejaba todo para convertirse en religiosa.

Nadie supo entenderla. Cuando tomó la decisión se encontraba en la cresta de la ola: había protagonizado diez películas, un gran éxito en Broadway que le llevó a ganar el Theatre World Award. Sin embargo ella sentenció: “Dios es más grande que Elvis y Hollywood”.

Pese a todo, todavía hoy continúa siendo miembro de la Academia de Cine, por lo que puede participar en la votación de los Oscar.

Puedes leer la noticia completa en La Vanguardia

 

Artículo anterior¡Ni que los burros fuéramos tontos!
Artículo siguiente¡¡El cortometraje más bello de esta Navidad!!