Hoy, en Roma, un centenar de personas pobres han podido participar en un almuerzo take away (listo para llevar) gracias a la Comunidad de Sant’Egidio y debido a las restricciones causadas por la pandemia del covid.

Vatican News que publica esta noticia, transcribe:  «Profundamente convencidos de que uno no se puede salvar solo, junto a muchos voluntarios – se lee en una declaración de la Comunidad de Sant’Egidio – especialmente los jóvenes, que se han unido a nosotros en los últimos meses, también este año queremos llegar a muchas personas sin techo, ancianos, familias empobrecidas por la crisis y a todos aquellos que están esperando una señal para renacer juntos».

Puedes leer esta noticia completa en Vatican News

Artículo anteriorMi leucemia acercó a mis padres más al Señor
Artículo siguiente¡Ni que los burros fuéramos tontos!