Dios y el silencio no son realidades antagónicas; las dos tienen mucho en común.

Francisco Garrido te lo explica muy bien.

Artículo anterior… Y habrá Navidad. «Hodie descendit lux magna super terram»
Artículo siguienteMi leucemia acercó a mis padres más al Señor