Dos personajes que confluyen, Astrid, hija judía de una familia del circo que se casa con un soldado alemán antes de la II guerra mundial y Noa, una holandesa que es echada de su casa cuando queda embarazada de un soldado alemán.

Noa descubre, mientras trabaja de limpiadora en una estación de tren en Alemania, un vagón que está lleno de niños muy pequeños que los están trasladando a algún campo de concentración y rescata a uno sin que se den cuenta y tiene que huir. Cuando pierde el conocimiento es rescatada por el circo.

Interesante y viva, con una definición de personalidades y actitudes notable, de modo especial las dos protagonistas que dan título a los capítulos.

Reseña de polvorista para Club del lector

Artículo anteriorMensajeros
Artículo siguienteEl Arzobispo de Sevilla pide que se acelere su relevo al agravarse su estado de salud