El centro Laguna, que se encuentra en Madrid, es una entidad dedicada al cuidado y atención de pacientes que sufren enfermedades avanzadas, personas mayores, y sus familias. Pertenece a la Fundación Vianorte-Laguna y tiene como fin asistirlas, acompañarlas y comprenderlas en todas sus necesidades, sanitarias y sociales, ofreciendo para ello servicios integrales tanto a domicilio como en sus Unidades de hospitalización.

Desde hace dos décadas, la enfermera y antropóloga Encarnación Pérez, trabaja en este centro con los pacientes. En COPE.es, ha explicado la labor que desempeña Laguna: «Lo primero que hacemos es darles la bienvenida y que sientan que es parte de su hogar, no un hospital».

Son numerosas las experiencias de este centro, cuya labor es encomiable. ALELUYA (COPE) recoge algunas de ellas:

«Recuerdo una señora que ingresó en Laguna. Procedía de Sudamérica, pero su esposo era africano. Ella estaba sola con su madre. Quería despedirse de sus hijos y de su esposo. Gracias al trabajo de distintas fundaciones para solventar el coste económico, pudieron traerse al esposo y a los hijos para despedirse de ella. Cuando llegaron estaban muy angustiados, por lo que el equipo psicosocial les tranquilizó para recibir a su madre de la mejor manera. A la madre también se le preparó para ese encuentro. Fue una gran felicidad para esa madre despedirse de ellos la semana antes de morir», recuerda Encarnación Pérez Bret.

A lo largo de casi veinte años, las experiencias impactantes se cuentan por cientos en Encarnación. Sin embargo, ha evocado una de ellas, que tuvo como protagonista a una madre que abandonó a su familia para «vivir su vida»: «Tenía treinta años cuando abandonó a sus tres hijos y a su esposo. Ya con ochenta años, tras una enfermedad terminal, quiso pedirles perdón y nos pidió que les encontrásemos para encontrar su paz. Fue una gran labor poder contactar con ellos, Ella pudo pedirles perdón y murió con esa paz. Se pudo arrepentir gracias a esta oportunidad».

Puedes leer la noticia al completo en la web de ALELUYA -COPE-

 

Artículo anteriorEl Rector Mayor de la Congregación Salesiana muestra su opinión acerca la Ley Celaá
Artículo siguienteTestimonio del Futbolista Federico Rizzi: dejó el fútbol para transmitir a Crsito