A propósito de la publicación de su último libro, Natalia Sanmartín Fenollera, autora de «El despertar de la Señorita Prim», ha sido entrevistada por Religión en Libertad.

En este libro titulado «Un cuento de Navidad para Le Barroux», la autora pretende hablar de la visión sacramental del mundo, de la idea de que Dios habla también a través de las cosas, de la realidad material. Y también escribir sobre la perseverancia en la fe y sus dificultades. «Vivimos en un mundo que hace tiempo que ha dejado de ser cristiano, inmerso en una crisis que no ha empezado ayer, pero que cada día parece acelerarse».

«A mí me parece que el papel de la familia en la transmisión de la fe, especialmente el las madres, es insustituible» y así lo ha reflejado en el cuento.

«Este tiempo tiene una característica muy inquietante – explica – la inversión de los conceptos del bien y del mal, el llamar bien al mal y verdad a la mentira».

Cree que se ha producido en la Iglesia una dilución progresiva de la fe. Ya Newman advirtió sobre el efecto destructor del sentimentalismo y el modernismo en la Iglesia.

Sobre la Navidad, tiempo en el que se desarrolla su cuento, dice que es una fiesta alegre y familiar, pero es también un momento de recogimiento. Y hay muchas cosas que se pueden hacer para purificar la fe, no es necesario irse al desierto para hacerlo. Se pueden contar a los niños las maravillas que Dios ha hecho desde la creación del mundo, se les puede enseñar a ver la realidad con los ojos con los que mira la Iglesia, con mirada sobrenatural.

Puedes leer la entrevista completa en Religión en Libertad

Artículo anteriorEutanasia: «¿Hemos perdido el sentido común?»
Artículo siguienteViva la Pepa