Que Medjugorje es un lugar de gracia, está cada vez más relatado por las personas que de manera incrédula viajan allí sin expectativa que tomarse unos días de vacaciones, acceder a un plan diferente o por obligación familiar. Uno de estos casos es el de Inma García, una joven madrileña que si hace unos años le hubieran dicho que viajaría a este santuario mariano y que además de eso se quedaría a vivir allí ni se lo hubiera imaginado.

Ella como joven de su edad, venía de una vida de salir y entrar pero de poca profundidad espiritual. Su familia era una familia de la de toda la vida, católica y practicante y ya desde pequeña la habían enseñado todo lo que tenía que ver con la tradición cristiana, la lectura de la vida de los santos y por supuesto, pertenecía a grupos de apostolado.

¿Quieres conocer cómo termina esta preciosa historia de conversión, pero sobre todo esta historia de amor? ¡No te lo pierdas, te emocionará!

Mater Mundi TV ha recogido su testimonio.

Artículo anterior«A orillas del lago». Mary Lawson
Artículo siguienteEutanasia: «¿Hemos perdido el sentido común?»