Quiero quererte

 

Tres ingredientes son necesarios cuando las flores y las mariposas se desvanecen, cuando pasa el enamoramiento inicial: inteligencia, voluntad y corazón.

 

 

 

    1. En los inicios el tiempo se para y sientes y deseas que ese amor profundo que te vuelve loca, dure para siempre. Ser conscientes que si queremos que así sea no vale solo con desearlo, ¡hay que lucharlo… y MUCHO! Cuando los sentimientos acompañan y especialmente cuando no.
    2. Tener en mente hacia donde vamos juntos, facilita esa lucha por la felicidad del otro. Porque lucháis juntos por un mismo fin. Ilusión y voluntad siempre. (PD: Si no tenéis proyecto de futuro para qué sois novios).
    3. Querer mucho a nuestros sentimientos sin dejar que manden en nuestra relación. Hay veces que los sentiremos más positivamente con ilusión y con alegría. Otras veces más negativamente con miedos y agobios. En ambos caso la voluntad sigue estando y no podemos olvidarnos que tenemos cabeza para pensar objetivamente.(PD: Poco a poco, encontraremos el equilibrio entre cabeza y corazón).
    4. Educarnos en la voluntad:  interesarnos por el otro, dejando a un lado las ganas que tenga de escuchar sus cosas. Renunciar a cosas que nos apetecen por la otra persona. AMAR LOS DEFECTOS DEL OTRO (conocernos y empatizar).