¿Nos han robado la Esperanza? #Adviento

Ayer vino a verme una chica y me dijo, palabras casi textuales: que asco de navidades, no voy a poder hacer nada: ni salir con las amigas, celebrar el fin de año, pasar la nochebuena sólo con mis padres y, además, estudiando.

Me pregunté ¿Qué es lo que celebra esta chica en Navidad? Como se puede apreciar, esta chica no tiene muy en la cabeza, menos en el corazón, el verdadero acontecimiento que dentro de pocos días vamos a vivir y que nos llena de Esperanza. Lo decía el Papa Francisco el pasado domingo: redescubrir la gran esperanza y alegría que nos da la venida del Hijo de Dios al mundo porque Su venida es para nuestra salvación.

Ni la llegada del nuevo año o la fiesta de Reyes nos van a salvar. Solo Él es quien salva.

Por eso cuando ponemos nuestras esperanzas en bienes que apreciamos todos los días que son perecederos perdemos la verdadera Esperanza. El bien que tenemos que proteger, custodiar, es el nacimiento del Niño y para eso tenemos que prepararnos mirando a María: Madre de buena Esperanza.