La vida me cambió cuando me encontré con Jesús

Jeanne nació en una familia cristiana, pero a lo largo de ella ha vivido situaciones muy duras. Con 6 años sus padres se separaron. Su madre volvió a casarse, el ambiente dejó de ser cristiano, tuvo más hijos, pero uno de ellos murió con tres añitos. Todos esto reveses iban haciendo mella en Jeanne. Camino Católico recoge su testimonio.

«Cuando tenía 15 años me convertí en una rebelde». Entonces su hermana la invitó a ir al convento de la Visitación donde habían tenido lugar las visiones del Sagrado Corazón de Jesús por parte de Santa Margarita María de Alacoque. Fue sin ningún entusiasmo, pero en Misa todo cambió: «Había una cruz en mitad de la carpa. Me puse a rezar. Me senté en un banco… y en ese momento experimenté una especie de derrumbamiento interior. Fue como si llevara un saco enorme sobre los hombros y alguien me lo quitase. Aunque físicamente hundida, me puse de rodillas. Me caí de  fatiga, consumida, y lo puse todo a los pies de la Cruz».

Al volver a casa, todo seguía igual. «Tensiones familiares»: «Nada concreto había cambiado, y sin embargo mi corazón explotaba de alegría y de amor de Dios. Estaban todas aquellas cicatrices, todo aquel perdón que había que poner en práctica. Entregué mi corazón a Dios… y pude hacerlo»

Puedes leer este testimonio completo entrando en Camino Católico