Piensa en ese escalón que nunca ves y siempre te tragas, en esa piedra que siempre está en el camino y nos tropezamos con ella. Y es que a lo mejor nos tropezamos sabiendo que está ahí.

Ante esto, ¿qué podemos hacer? 🤔 Te lo explicamos en este vídeo de JC+Wecat

 

 

Artículo anteriorSeñor, que vea
Artículo siguienteLa vida me cambió cuando me encontré con Jesús