El P. Carlos Palos Peñarroya es un sacerdote que evangeliza a niños y a no tan niños, acompañado por Richard, su títere de gran cabeza y poderosa personalidad.

Infocatólica lo ha entrevistado y ahí ha explicado que no pretende hacer atractivo el Evangelio porque lo por sí mismo. «Habitualmente nos fijamos en el envoltorio al adquirir un producto, en la apariencia. Después el contenido puede decepcionar o sorprender positivamente. Intento ser un envoltorio atractivo para un producto, el Evangelio, que es infinitamente mejor pero que, en demasiadas ocasiones, es presentado con un envoltorio deficiente».

Añade que es importante formar a los niños desde pequeños. «Si Cristo ha dado su vida por mí, yo tengo que darla por Él. Y no hay nada más bonito y entusiasmante que dar la vida por Jesús y los demás».

Tiene un canal de Youtube al que puedes acceder aquí y en el que lleva a gala lo que pretende mostrar un “el tesoro infinito, la margarita preciosísima” del evangelio y está dispuestos a “hacer el pino con las orejas” para mostrar esa riqueza.

Puedes leer la entrevista completa en Infocatólica

 

Artículo anteriorLas DIOSidencias existen
Artículo siguienteSeñor, que vea