La delegada territorial en Málaga de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Mercedes García Paine, comienza y acaba su jornada encomendándose a Dios y a la Virgen. No está mal, eh?

Antonio Moreno de la Diócesis de Málaga nos habla de ella. Y es que, para la delegada, la oración es algo natural en su vida, algo que aprendió en casa, con sus padres, desde muy chiquitina y que hoy continúa teniendo muy presente: «Cada gestión que afronto y que sale adelante aunque pareciera muy complicada, se la agradezco a Dios porque sé que algo han tenido que ver mis peticiones. Ahora, por ejemplo, se ha curado de un cáncer mi cuñado y también un gran amigo mío.

Reza a diario el Rosario en familia y una de sus oraciones preferidas es el Credo.  «Yo siempre digo que las personas que creemos sufrimos igual, pero tenemos una esperanza que no tienen los que no creen. Por este motivo, recitar el Credo es lo que me reporta a mí esa esperanza».

Si quieres, puedes leer esta noticia completa en Diócesis de Málaga

Artículo anteriorTocado por Dios. Ricardo Pareja
Artículo siguienteLas DIOSidencias existen