Charles es un muchacho belga al que diagnosticaron el tipo más grave de leucemia en mayo de 2017. Con pocas esperanzas, él y su familia le pidieron especialmente a la Virgen de Torreciudad que el tratamiento fuera efectivo.

Algún tiempo después, vino al santuario con sus padres y sus hermanos para agradecer a Nuestra Señora su completa curación.

Artículo anteriorViudo y padre de dos hijos se ha ordenado sacerdote
Artículo siguiente«Gastemos todas nuestras fuerzas por Su amor»