Los milagros existen de múltiples formas y éste que recoge Nius Diario puede ser uno de ellos. Hace unos días en la puerta del Comedor de El Salvador que alimenta a más de un centenar de personas diariamente y que regentan las Hijas de la Caridad, a plena luz del día, un individuo le daba un tirón del bolso, a sor Teresa, en el que portaba seis mil euros destinados a pagar a proveedores.

El día anterior había fallecido una de las hermanas, lo que vino a aumentar la tristeza. Lanzaron un SOS desesperado que ha obrado el milagro. En apenas unas horas y gracias a la colaboración de hermandades, asociaciones y particulares, las hermanas han recuperado, con creces, los seis mil euros robados. “Es una satisfacción enorme. Todo Jerez se ha volcado”, relata emocionada Sor Lidia.

Han recibido numerosos donativos y kilos de alimentos que les permitirá a ayudar a tantas personas y familias que pasan necesidad en este momento en que la pandemia está haciendo estragos.

Puedes leer esta noticia completa en Nius Diario

Artículo anteriorNuestra riqueza no es lo que tenemos sino lo que amamos. Papa Francisco
Artículo siguiente«Dios tiene que ser el centro de la familia». Familia Reina