«Dios tiene que ser el centro de la familia». Familia Reina

La Diócesis de Córdoba nos ofrece el testimonio del matrimonio Reina que junto a sus dos hijos forman una familia en la que Dios es el centro.

«San Juan Pablo nos enseña que los esposos hemos sido creados el uno para el otro como un don de Dios, como la “ayuda adecuada” que Dios nos ha puesto para llegar a Él. Dios tiene que estar presente siempre en la familia, tiene que ser el centro de la misma. Si Dios está presente en la familia, fluye el amor, el respeto, la alegría y el perdón», explica uno de ellos.

«Desde que uno se levanta hasta que se acuesta tiene la oportunidad de dar ejemplo con su comportamiento en el ámbito laboral, familiar y de amistad… ¡un cristiano lo es en todo!  Tenemos que dar testimonio de lo es ser una familia cristiana».

La transmisión de la fe a los hijos, hoy en día y siempre, es un reto y ellos lo hacen sobre todo con su ejemplo. «A nuestros hijos les hacemos ver lo afortunado que es el matrimonio cristiano, lo que nos ayuda el tener a Cristo ahí, pendiente de nosotros, dándole sentido a nuestra vida. Les decimos que no hay que dejarse llevar por la mayoría, que recen y confíen en Dios».

Puedes leer este testimonio completo en Diócesis de Córdoba