Sor María nos cuenta todo el proceso por el que decidió escuchar el llamado que Dios tiene para su vida.

Ella es consagrada del Monasterio de las Ursulinas en Chile, ex alumna UC y Jefa Nacional de Trabajo País en el 2009. Antes de consagrar su vida al Señor, Sor María se llamaba Blanca Besa.

Razón en Cristo nos ofrece su testimonio

Artículo anteriorEl Padre Antonio Romo, un sacerdote ejemplar e incansable
Artículo siguienteCambió el ejército por una vida de clausura