El curso se puede comparar a un camino y también los caminos se comparan con la vida.

Para los cristianos el camino de la vida es un camino con Cristo y por eso nos ayuda cada día a pararse y estar un rato con Jesús.

Te invitamos a hacer un rato de oración con esta meditación de D. Lucas Buch.

Artículo anteriorPara valorar tu soltería
Artículo siguienteOmella manifiesta su desconcierto por el revuelo de la Beatificación de Joan