“Tú vales la Sangre de Cristo… que se note!!!”

    Hola, soy Sofia Licheri. Tal vez ya conoces algo de mi por mi cuenta @serviamchristum en instagram. Ahí publico mis dibujos, pero ya les contaré mas sobre esta historia mas adelante.

    Nací en Argentina, un país lleno de cultura e historia que amo compartir. Viví en una ciudad muy grande durante toda mi vida allí, donde gracias a Dios tuve la oportunidad de atender un colegio católico. Ya creciendo en este ambiente de amigos que empujan hacia el Bien, atendí a muchos campamentos y actividades que se basaban en la formación católica en FASTA. Me encantaban! Y estas amistades que forme en estos años son amistades que sigo manteniendo hasta el día de hoy, solo por el hecho de que están verdaderamente fundadas en El, quien se mantiene firme a pesar de todo. Era un lugar donde yo podía vivir la Fe acompañada de mis amigos, y disfrutar también de actividades que hacían arder mas el amor a la Verdad. Todo era genial.

    Hace ya un tiempo, cuando recién había cumplido 15 años, mi familia se mudo fuera del país. En esos tiempos yo recién había comenzado la secundaria, y estaba muy emocionada por todas las cosas que me venían por delante ya siendo parte de esa comunidad tan linda que mencionaba. Pero esta mudanza lo cambio todo. Tuve que despedirme de todos estos amigos que me acompañaron desde hace años, que me vieron crecer, y quienes me ayudaron a formarme en quien soy ahora, teniendo gran parte en la formación de mi vida espiritual. Fue muy difícil, pero yo sabia firmemente que estaba en Sus planes venirme para acá, ya que todo el proceso de la mudanza fue puesto en Sus manos para que se cumpla acorde a Su Voluntad y no la nuestra.

    Y asi se dio. Mudarme a un país totalmente distinto a lo que es mi patria fue una experiencia mas grande de lo que me imaginaba. Aprender un nuevo idioma, una nueva cultura, nueva gente, vivir en un otro país, una  nueva ciudad, nueva casa, etc. Todo era nuevo! No voy a mentir de que, a pesar de que lo habíamos puesto todo en Sus manos, estando recién llegados, siendo todo nuevo y difícil todavía de acomodarme, era fácil mirar para atrás a lo que habíamos dejado. Pero al fin y al cabo, si realmente era Su plan y Su mano generosa quien nos trajo acá, sabía que Él me iba a dar las fuerzas de seguir adelante y de aprender tanto en esta nueva experiencia.

    En mi colegio viejo de mi país, solía ser muy buena alumna. Pero una vez que me mudé, al no saber bien el lenguaje en los primeros meses, aprendí que voy a tener que humildemente humillarme. Y así se aprende! Ésta es una de las lecciones mas grandes que aprendí. La humildad engrandece: no por nuestros méritos pero sino que al reconocer nuestra debilidad, Él puede trabajar mejor en nosotros. Y así fue! Todos fueron muy comprensivos de mi situación en un lugar totalmente nuevo y diferente, y me hice amigos muy buenos quienes con paciencia me ayudaron a adaptarme a todo esto. Y me han ayudado en pequeñas cosas hasta el día de hoy, de las cuales estoy muy agradecida.

    Empecé a ir a Misa diariamente, ya que por gracia de Dios, es una gran oportunidad que tenemos en mi colegio. Poder recibir a Cristo Eucaristía diariamente y tener la oportunidad de confesión en el colegio pueden hacer la vida espiritual más profunda. ¿Qué otra manera hay de crecer tan cerca de Jesús más que recibiendo Su mismísimo Cuerpo, Sangre, Alma, y Divinidad en la Eucaristía y acudir a Su Misericordia? Me atrevo a decir que no hay otra forma mas perfecta, otro camino mas corto, para alcanzar esa unión con Él en la tierra. Con esto, mi amor hacia la Eucaristía creció, y empecé a ir a adoración del Santísimo Sacramento expuesto en la capilla de mi ciudad, a pasar extra tiempo de oración. Ya sea para leer un libro espiritual, rezar un rosario, o simplemente contemplar la grandeza del misterio de Aquel que se queda en lo que parece a mis ojos un simple y  pequeño pedazo de pan. Y este ratito, sean un par de minutos que pasaba a saludar, o una hora santa de adoración, siempre cambian el curso del día.

    En Diciembre del año pasado, hice la consagración a Jesús por medio de María de San Luis de Montfort. No hubo otro evento en ese año que haya engrandecido mi amor a Nuestra Madre tanto como eso. Reconocerse esclavos de la Purísima Esclava del Señor es el primer paso que debemos de tomar para poder estar totalmente abiertos a hacer lo que Él nos diga, y ser totalmente Suyos. Mi vista en los pequeños sufrimientos cotidianos cambio radicalmente, y ya no los veía como ocasión de queja, sino que ocasiones que me hacían compartir de Aquella corona de Espinas que coronó al Crucificado. Y esto no me traía mas que un empujón a alegrarme, y seguir adelante, ya que es un honor poder servir a Aquel a quien me entregue siguiendo los pasos de su Madre, quien nunca me dejará sola en este camino.

    En estos años tomé la fe con la seriedad con la que se debería tomar. Tuve también la gracia de conocer y hacerme muy amiga de las Hermanas del Hogar de la Madre, hermanas y amigas de la mismísima Hermana Clare Crockett. No solo me han llenado de historias y anécdotas de esta futura santa quien ya se hizo muy amiga mía desde el Cielo, sino que no paran de compartirme la alegría del amor a Jesús por María, y empujarme a darlo todo por Ella. Cada actividad, canción, charla, email, llamada, o lo que sea que comparto con las hermanas radica esa grandeza que debemos de amar y buscar cada día. Cada vez que me piden algo que yo tal vez negaría hacer por comodidad o porque simplemente no suelo disfrutarlo mucho, me preguntan: “¿Lo harías por Nuestra Señora?”, y cómo no darme a hacerlo por Ella! O simplemente escuchar las historias de la Hna. Clare y su gran amor al Crucificado en lo cotidiano de su vida, historia que nos conmueve a muchos a elegirlo Todo para Él y quedarnos con Nada para nosotros. “Tú vales la Sangre de Cristo… que se note!!!” (Hna. Clare).

    Empecé mi cuenta de dibujos católicos de Instagram llamada @serviamchristum (“Serviré a Cristo”) inspirada por el “Serviam!” de San Josemaría Escrivá, quien opuso totalmente el “non serviam” de Satanás. Aquí solamente comparto mis dibujos de grandes santos, hombres y mujeres totalmente enamorados de Dios quienes dieron su Vida para Su mayor gloria. También dejo una pequeña meditación sobre alguna frase, virtud, o evento en la vida del santo. Dios usa mis talentos que le he entregado, para poder llegar a cada vez mas almas, y para poder hacer de un simple momento en instagram un pequeño espacio de oración, una pequeña mirada al Cielo.

    Esto y muchas otras cosas fortificaron y construyeron mi vida interior que no busca nada que ser motivo de una pequeña alegría del Crucificado. Si me entrego totalmente a Él, no perderé nada, más aún, lo ganaré Todo, no por mis propios méritos pero por la Gloria del Crucificado. Busca la santidad de cada día, responder que sí en cada mañana, abrazando las alegrías y los sufrimientos de cada día para Su mayor gloria. Hacerse amigos de gente que busca empujarte a darlo todo, a no quedarse en la mediocridad de una vida indiferente, tanto los amigos que nos rodean como aquellos Santos que interceden por nosotros desde el Cielo. Y pedir la gracia de ser humilde luz que lleve esta alegría a todos lados en estos momentos difíciles! “Estas crisis son crisis de Santos…” (San Josemaria).

    Sofía Licheri