La conversión de la actriz Stéphanie Pillonca

Stéphanie Pillonca es madre, actriz, columnista y periodista de televisión que, tras su conversión dio un giro a su vida. Portaluz nos ofrece una entrevista que le ha hecho un medio francés.

No es común caminar delante y detrás de la cámara. ¿Qué ha cambiado?
«Quería contar historias y, sobre todo, me convertí. Me di cuenta de que mi existencia, en esta sociedad de consumo, sujeta a las exigencias de imagen y apariencia, ya no me satisfacía. Nací en 1971 y recibí el bautismo durante la Jornada Mundial de la Juventud en Roma en 2000».

Explica que su conversión fue promovida o impulsada por «la sed de lo absoluto, por el deseo de unirse a algo más grande que nuestras motivaciones diarias dictadas por el tiempo presente».

Sobre el mal que acecha al mundo en los últimos tiempos dice: «Creo en un Dios misericordioso que nos guía, nos conforta y nos perdona. Es nuestra propia impotencia, indignidad y miseria lo que nos castiga. Frente al amor, nos damos cuenta de cómo hemos tomado un mal camino, de cuántos errores hemos cometido».

Ha realizado varias películas relacionadas con la discapacidad porque quiere contar cómo viven las familia cuando uno de sus miembros tiene una discapacidad. «¡Por supuesto que es difícil vivir con un niño o un padre con una discapacidad! Por supuesto que es un… ¡Vía crucis! Pero escucho mucho más hablar de amor en estas familias. Veo cuánto estos niños son amados, lo mucho que son instrumentos de la paz en las familias.»

Puedes leer este testimonio completo en Portaluz