Julio César Morillo, ingeniero de petróleo, ha dejado todo para seguir al Señor

Julio César Morillo Leal tiene 33 años, venezolano, fue profesor de Ingeniería de Petróleo en la universidad, en Venezuela, lo dejó todo para entrar en el seminario, buscando servir a Dios como sacerdote. Desde hace dos años se encuentra en España realizando estudios teológicos en la Universidad de Navarra, en Pamplona, con el fin de formarse. Camino Católico ha recogido su testimonio.

«Con respecto a mi vocación debo decir que cada uno tiene su propia historia y recibe de modo particular el llamado del Señor a seguirle. En mi caso, desde joven pertenecí a diversos movimientos y grupos de apostolado dentro de la Iglesia». Encuentros Familiares de Venezuela, en el que estuvo sirviendo a Dios durante varios años, era el reflejo de lo que quería hacer en la vida: formar una familia.

Al terminar su carrera universitaria, sentía un vacío: «Me sentía un poco vacío y también sentía que estaba llamado a algo más por lo cual debía concentrarme en descubrirlo». «Fue entonces cuando emprendí una búsqueda que, con ayuda de mi director espiritual, fui llevando a cabo, comenzando por decidir dejar en manos de Dios mi futuro y dejar que se hiciera su Voluntad en mi vida».

A partir de ese momento fue consciente de que el Señor le pedía una entrega total. «La reacción de mi familia fue al principio de un severo rechazo». Pero él estaba dispuesto a sacrificarlo todo y, así, decidió embarcarse en la aventura de la vocación al sacerdocio

Respecto a la situación de Venezuela ha dicho que «la oración es el mejor medio que tenemos para lograr un cambio en el país»

Puedes leer este testimonio completo en Camino Católico