Eduardo Alcántara, importante compositor de música ligera, tuvo un grave problema con el alcohol hasta llegar el momento en que no podía acostarse sin beber.

La bebida empezó a dominar su vida hasta se convirtió en un problema muy serio. Sin embargo algo ocurrió que lo sacó de forma instantánea de la adicción. ¿Qué ocurrió? Él mismo te lo cuenta a través de Religión en libertad.

Artículo anterior«Yo paso de curas» – Lunes de Folch
Artículo siguiente¿Quién eres Tú, Señor? y ¿Quién soy yo?