Ahora no podéis cerrar las parroquias.

Espero que a nadie se le ocurra cerrar las parroquias ahora porque el Real Decreto lo dice claramente en su art. 8.

Bajo el epígrafe: Limitación a la permanencia de personas en lugares de culto, señala:

Se limita la permanencia de personas en lugares de culto mediante la fijación, por
parte de la autoridad competente delegada correspondiente, de aforos para las reuniones,
celebraciones y encuentros religiosos, atendiendo al riesgo de transmisión que pudiera resultar de los encuentros colectivos. Dicha limitación no podrá afectar en ningún caso al
ejercicio privado e individual de la libertad religiosa.

La limitación de aforo no puede afectar al ejercicio de mi libertad religiosa. Por consiguiente, las Iglesias y parroquias deben tener un horario claro de apertura y cierre (el de siempre) para que pueda seguir acudiendo a rezar como habitualmente lo hago. Es más, ahora quiero ir más porque tengo mucho por lo que rezar y deseo que las autoridades respeten esos horarios porque somos muchos los que necesitamos ahora estar junto a El.

Rober Tyrrel