La Fe sin complejos de Mario Vaquerizo

Mario Vaquerizo es un famoso irreverente, travieso y simpaticón que ha conseguido colarse en infinidad de casas por la televisión y la radio. Aún así no le importa hablar de su fe y de Dios. «Dios existe y a mí me salva día a día. Así que bendita fe, bendita religión y bendito Dios», ha dicho.

«Soy una persona que reza todos los días y que cada vez que va a misa es feliz cuando comulga, porque está tomando el cuerpo de Cristo«.

Religión en libertad nos ofrece su testimonio. Según esta publicación la fe de Vaquerizo está asociada a la conversión de su amigo Fabio McNamara, del que incluso ha escrito una biografía.  

McNamara estuvo muy implicado en la llamada «Movida madrileña», y también en la droga, el sexo gay y una vida desastrada. Estando muy enfermo, ingresado en un hospital, se dio cuenta de que «Dios me puso ahí para que me diese cuenta de que el mundo en el que vivía no era bueno». Entonces se dijo: «O te salva Dios o no te salva nadie» y aquí comenzó el camino de su conversión.

En una ocasión dijo: «Mi consejo es ir a misa todos los días, comulgar, estar en gracia. Y cuando estés en pecado ve enseguida a confesarte, no dejes que el demonio te tenga cogido ni un momento».

Puedes leer este testimonio completo en Religión en Libertad