Miquel Feliu es un joven de 18 años al que hace un año diagnosticaron un sarcoma de ewing, un tipo de cáncer un poco raro y poco investigado. Como él explica, contra todo pronóstico sigue aquí por voluntad del Jefe y con gansa de luchar.

En este vídeo nos ofrece su impresionante testimonio.

Artículo anterior¿Cómo supo el obispo de Orense que estaba llamado a ser cura?
Artículo siguienteQue 40 años no es nada…