Te planteamos una pregunta. ¿Eres más de orilla o más de altamar? ¿De quedarte en la seguridad de la tierra firme o de navegar mar adentro y lanzarte al vacío?

Cada vez nos cuesta más dejar el timón de nuestra vida en las manos de Dios…

Artículo anteriorFallece Mons Antonio Algora a consecuencia del Covid19
Artículo siguienteCómo la Dra. Ana Grau se encontró con Dios