Homilía de la Misa correspondiente a la Misa de hoy domingo 11 de octubre, impartida por el misionero comboniano D. Antonio Pavía.

Artículo anteriorVivir viviendo
Artículo siguienteDe la sencillez brota la alegría…