«El plan de Dios es una vida de libertad, es una vida de dignidad».

Rosi Orozco es una mexicana que vive entregada a la causa de la lucha contra la trata de personas, prostitución, la pornografía. «Creo que nuestro deber como católicos, como cristianos, como personas que tenemos una fe, es amar como Cristo. Amar, entregar nuestra vida, estar dispuestos a dar la vida por amor a los demás. No es posible seguir viendo como normal la prostitución. Debemos entender que ninguna de las chicas está ahí porque sea el plan de Dios para su vida. El plan de Dios es una vida de libertad, es una vida de dignidad».

Camino Católico nos ofrece su testimonio. «Cuando destruimos la dignidad de un ser humano, lo cosificamos, lo volvemos un objeto, le quitamos la esencia, el soplo de vida de parte de Dios. Al ser pisoteada la dignidad del ser humano, al ser vendida como una mercancía, jamás podría ser un trabajo digno y sólo puede ser considerado como una forma de esclavitud»

«Hoy en día se abren 21 mil millones de videos pornográficos diarios, lo que significa que en promedio se abren 3 videos por persona en el mundo»

Ha creado la Fundación Camino a Casa, una asociación civil que tiene como objetivo la asistencia y restauración de niñas y adolescentes que han sido víctimas de cualquier tipo de violencia física, emocional y sexual.

Puedes leer más sobre esta activista y su labor en Camino Católico