Obras Misionales Pontificias nos ofrece el testimonio de un matrimonio que está en Tanzania de Misión, con sus hijos.

No ha sido fácil a adaptarse, pero Dios es Padre los ha ayudado y cuida muchísimo.

Artículo anteriorTantos caminos hacia Dios como hombres
Artículo siguiente«Tu sed, mi sed», el libro de la madre Verónica Berzosa