Cómo convivo con mi discapacidad.

¡Hola a todos! Hace ya algunas semanas, mientras hacía un rato de oración, se me ocurrió la idea de lanzar un proyecto en mi cuenta personal de Instagram. Pero empecemos por el principio…

Me llamo Leyre, tengo 22 años y vivo en Sevilla. Hasta aquí todo normal ¿no? Pero mi vida está, en cierto modo, condicionada por la discapacidad. Tengo espina bífida (lesión medular congénita), y esto hace que vea y viva ciertas cosas quizás de forma diferente al resto de personas.

Por eso lancé este proyecto: con la idea de dar a conocer mi discapacidad, las barreras que me encuentro en mi día a día o para dar a conocer algunos tips sobre cómo tratar, desde fuera, ciertas cuestiones que a veces se nos antojan peliagudas. Hablaré de la ayuda (cuándo prestarla y cuándo mejor no hacerlo), la compasión, los amigos, barreras arquitectónicas e incluso mi vocación profesional y mis planes e ilusiones en un futuro.

Al llevar toda la vida conviviendo con la discapacidad, hay mucha gente que quizás se asombra de que esté contenta, de que sea feliz y de que sea lo más autónoma posible. Esto también se trabaja (Dios hace gran parte de este trabajo si nos dejamos ayudar y trabajamos también nosotros). Creo que puede servir de ayuda, no sólo para personas con discapacidad, sino para todo el mundo.

Me haría muchísima ilusión contar con gente joven, pues somos al final el futuro de nuestra sociedad, y está en nuestras manos luchar porque todos tengamos un huequito en este mundo. Hace falta inclusión, pero de verdad. No de boquilla, no de grandes campañas de marketing. Hace falta inclusión real. De la del amor que actúa.

Por supuesto, como católica, Dios es el que está detrás de todo esto. Es mi compañero de viaje en este proyecto, quien me animó a hacerlo. Él es el centro, quien decidirá hasta dónde llegaremos. Yo sólo confío y soy su instrumento. Os espero en @leyredegaray_98!!

¡Muchísimas gracias a todos por leerme!

Leyre de Garay