Hablemos claro. Si tienes pareja y crees que es perfecta… no te cases. Si crees que el destino os ha unido y que no hay nadie como él en este mundo… no te cases. Si cuando piensas en ella sólo escuchas canciones de amor… no te cases…

 

 

Artículo anteriorFallece el joven P. Henry Macías, «un bohemio espiritual»
Artículo siguienteLe encanta salir de fiesta, ir a las verbenas… pero será monja de clausura