La Secretaría de Estado de Asuntos Penitenciarios ha concedido la ‘Medalla de plata al mérito social’ a la Pastoral Penitenciaria de las diócesis aragonesas, que cuenta con 24 programas de formación, más de 100 voluntarios y un equipo específico —conocido como ‘Salida Digna’— que acoge a las personas con menos recursos cuando quedan en libertad para facilitar su reinserción en la sociedad.

¡¡Enhorabuena!!

Artículo anteriorUn misionero no es un voluntario: es un maestro de la fe
Artículo siguienteLa ministra nos da un disgusto