Tu Ángel de la Guarda te guardará siempre. Esa es su misión ¿Cuál es tu relación con el tuyo?

Las Hermanas del Amor Misericordioso te dan su testimonio

 

Artículo anterior¿Debemos poner nombre al Ángel de la Guarda?
Artículo siguiente«Los fuegos de otoño». Irene Némirovsky