De electricista a sacerdote en Venezuela

Jesús Sánchez es un joven español de 36 años, párroco en uno de las barriadas más peligrosas del mundo, Petare, el suburbio más grande toda América Latina y también el de mayor tasa de homicidios.

Era electricista, pero pero su vida dio un giro en 2008 cuando fue a la Jornada Mundial de la Juventud en Australia. Allí Dios le llamó para dejarlo todo y él dijo sí.

Como explica Aciprensa, los aspirantes al seminario pueden ir a cualquiera de los más de 120 seminarios Redemptoris Mater que hay en los cinco continentes, y a él le tocó Caracas que es donde se encuentra Petare.

“La fe de las personas, por los sufrimientos que tienen, me supera. Yo me siento pequeño ante esa realidad, sobre todo cuando veo esas experiencias desde cerca”, asegura.

«Lo más difícil es ver cómo la gente se está muriendo por la falta de medicamentos; y lo peor es que lo saben, son conscientes de ello, es como una condena a muerte».