María Valera tiene 20 años y este verano empezó una mudanza.

Su habitación siempre ha estado bien, pero no la había visto siempre con los mismos ojos.

Vamos a ver qué cambios ha hecho en su habitación.

Artículo anteriorLa verdad sobre la pornografía
Artículo siguienteUn mensaje olvidado