Comunicado de D. Javier Contreras a sus feligreses, tras ser apuñalado

El párroco de la Iglesia de San Josemaría de Alcorcón, D. Javier Contreras, ha querido tranquilizar a sus feligreses tras el incidente ocurrido esta mañana, que hemos publicado y puedes leer aquí.

«Queridos feligreses y avisos de la parroquia de San Josemaría. Sobre el incidente de esta mañana en la parroquia, y para que no os alarméis si os llegan noticias: Estoy bien. Sobre el agresor se trataba de un chico joven con un proceso psiquiátrico y que, parece que quería un cura menos. Las 7.10 de la mañana al abrir la iglesia para hacer oración antes de la misa de 7.45. los dos solos en el aparcamiento. Tres puñaladas leves que podrían haber sido otra cosa, especialmente la del esternón. Me defendí como Bruce Lee con clerigman, y gracias a eso no fue a mayores. Estuve sereno en todo momento, rezando al Señor por ese pobre chico, antes, durante el forcejeo de cinco minutos…, y después: está detenido e ingresado en la unidad de psiquiatría del Hospital. Un pobre chico que quería matar a un sacerdote «porque los sacerdotes matamos a los niños…» Hablé con él con el cuchillo en la mano, «¿por qué haces esto con personas que ayudamos a los demás?, mira, le dije, desde mayo hemos entregado más de 30 toneladas de alimentos en Cáritas a personas muy necesitadas», y me dijo: «por eso no te he matado» (Cáritas me ha salvado la vida…).

Vino la policía y le redujeron entre cuatro. Luego en la comisaría uno de ellos me dijo, qué valor  tiene Vd. Padre. En fin. La Policía amabilísima y en urgencias del Hospital ejemplares. Una enfermera me dijo, «yo sé bien quién le ha salvado a Vd. Padre.»

Estoy muy tranquilo y con ganas de seguir trabajando.  No hay nada de odio a Dios en todo esto, sino una crisis psicótica aguda, eso espero al menos. Estoy sereno y con ganas de seguir trabajando por el Señor. Un abrazo fuerte a todos. Este incidente nos une más. Rezo por cada una de vuestras familias. Todo sigue igual en la parroquia, con el mismo calendario y mayor ilusión aún.»