Somos embajadores de Cristo

A ti, que nos lees, te escribo directamente al corazón. No te conozco pero abrazo tu alma con fuerza, quiero contarte algo.

El viernes pasado estuve en unas copas y un amigo al que aprecio y admiro, que trasmite bondad por todo su ser, lidera con otros rebeldes una iniciativa que se llama en IG: @sebuscanrebeldes

Me puse a ver sus vídeos y por un momento me pregunté: ¿somos conscientes que Dios habla a través de nosotros? ¿Somos conscientes de lo importante que es ser coherentes? ¿Somos conscientes y repito conscientes, del reto tan apasionante que es ser embajadores de Cristo?

Os escribe un tío con miles de miserias, que mil veces no ha sido coherente con casi nada, pero que quiso recomenzar. A ti que me lees, por favor entiende que eres único, única, que Dios te busca, que te ama hasta la locura, que te quiere tal y como eres, pero que desea sanarte, abrazarte, y que utilices tu Libertad para que LE dejes entrar.

Qué apasionante es vivir alegres, ser embajadores de la lealtad, de la escucha, de la sonrisa, del AMOR.

Te propongo hoy, ya, que te mires hacia dentro, te vacíes de egoísmos que te atrapan y empiece la revolución. ¿Qué tal una confesión para empezar a dejar espacio al Amor?

¡Vamos!, ¡vamos!, te espero es este caminar de la revolución del Amor. ¡Vamos valiente! ¡vamos rebelde!

Somos muchos los que rezamos de corazón por ti, sin conocerte. Nuestro REFERENCER, nuestro REFERENTE te espera.

Javi Pacheco