El obispado contra el Govern balear

Entre las normas, que entraron en vigor el 18 de septiembre, en parte de Ibiza, se lee: “Se suprime la actividad de los lugares de culto, con excepción de la celebración de funerales…» y siempre con aforo limitado.

Religión en Libertad nos recuerda que es una medida insólita hasta ahora en España,
donde los confinamientos y restricciones por coronavirus limitaban los aforos del culto (por lo que era posible adaptarse ofreciendo más cultos y en templos más amplios), pero nunca el poder civil decretaba su suspensión.

Además, no es nada claro lo que significa «suprimir la actividad en los lugares de culto»:¿puede celebrar misa el párroco a puerta cerrada con dos acólitos? ¿Puede entrar un fiel al templo vacío a poner una vela a la Virgen?

El administrador diocesano, en ausencia del Obispo, ha presentado presentado un recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares contra la medida que afecta a los lugares de culto.

Puedes leer esta noticia completa en Religión en Libertad