Como creyente ¿Qué le puedo decir a la sociedad que me rodea en esta situación particular? Para eso hay que hacer oración, ponernos ante el Señor para una renovación interior.

El cristiano tiene que ser portador de la buena noticia del Evangelio

 

Artículo anteriorLo que no te han contado del ESPÍRITU SANTO
Artículo siguienteTestimonio de un amor resucitado: Laura y Guillermo