Esta catequesis del Padre Antonio Pavía, persigue que todas las personas que la escuchen, sepan que cuando leen el Evangelio, o los Salmos o en general las Sagradas Escrituras, pueden pedir al Señor, que Él les parta las Palabras que leen, para que beban el «Espíritu y Vida oculto en ella» (Jn 6,63b) haciéndoles sentir en su corazón, el profundo significado de lo que leen, en una intimidad maravillosa con Él.

 

Artículo anteriorMi sacerdocio me gustaría que fuera santo
Artículo siguiente¿A quién le interesa el trabajo de una ama de casa?