«Declan, ese cura»

En Twitter se presenta como «Declan, ese cura». Se trata del sacerdote Declan Huerta Murphy, de padre español y madre irlandesa que, actualmente, ejerce su ministerio en Cuenca. Se desenvuelve en redes como pez en el agua, manejando a la vez ironía y humor.

La Tribuna de Cuenca nos acerca a este cura que se reconoce «alistado para la batalla definitiva desde 2001», en referencia al año en el que se ordenó como sacerdote.

Con casi 15.000 seguidores, para él, Twitter es «como un bar en el que te juntas con la gente de siempre y hablas de lo que te gusta». En este sentido, «sale de todo». Desde fútbol hasta política, pasando por historia, filosofía, amor, amistad… Lo que está claro, apunta, es que «cuanto más auténtica es una persona en las redes sociales, más bien hace»

Las redes sociales son una herramienta de comunicación con un potencial inmenso, especialmente entre los jóvenes. Tiene claro que a pesar de que en las redes haya que adaptar el código del lenguaje, con la fe «no se juega». «No hago rebajas, ni reducciones, ni interpretaciones populistas para captar la atención», argumenta, pues «la fe es algo muy serio e intento mostrarlo con toda fidelidad».

Explica que «hay gente que no es de levantarse un domingo por la mañana para ir a misa y, sin embargo, repasando su red social mientras se toma el café se encuentra con mi homilía en un tuit».

No son pocos los que a raíz de las redes han hablado con él sobre asuntos personales, laborales o familiares que les preocupaban. A algunas de estas personas, incluso, las ha «desvirtualizado», o lo que es lo mismo, los ha conocido en persona. «De las cosas más bonitas que he vivido en Twitter es poner rostro a algunos usuarios», recalca.

Te recomiendo que leas el semblante sobre este gran sacerdote en La Tribuna de Cuenca