¿Qué harías hoy si supieras que no vas a fallar?

Miedo, inseguridades, fantasmas del pasado, orgullo, comparaciones, desconfianza…

Te has fijado en alguien que te parece interesante y lo primero que haces es mirarte a ti: “¿Qué pensará?, ¿le gustaré?, ¿se habrá fijado en tal persona?, yo no soy para tanto, igual cree que me voy lanzando con cualquiera, ¿y si me dice que no?, ¿y si no me hace ni caso?, ¿y si…?

Creo que muchas veces no nos lanzamos o dejamos de actuar por puro egoísmo. No somos conscientes de que la clave está en darse y que esto en el fondo nos va a dar seguridad. Cuando quieres conocer a alguien lo mejor es ser sencillo y tú mismo, ofrecer tu amistad y hacer ver a la otra persona que es interesante y valiosa. Esto no significa estar colado hasta el fondo, esto significa que actuamos con normalidad sin estar todo el tiempo pensando en uno mismo. Pensar en uno mismo paraliza y te hace sentir inseguro.

Dios me conoce, sabe cómo soy y entiende los deseos más profundos de mi corazón ya que soy su gran obra maestra.

¿Si lo tengo a Él conmigo que he de temer?. El miedo nunca viene de Dios, el miedo es nuestro enemigo.

Todo contigo, nada sin ti.

Tú, mi seguridad.

¿Qué harías hoy si supieras que no vas a fallar?

Pues te digo algo, no vas a fallar. Dios nos quiere libres y disfrutando así que ve a por ello y si no sale como esperabas no te asustes, no has fallado, ser tú mismo siempre es un acierto. Actúa con y por amor y el Amor te guiará.

¡Hazlo!

Miriam Pareja Álvarez de @soyinmortal_