No estaba bautizada pero la Providencia la fue guiando. Carla Restoy-Barrero

Carla Restoy-Barrero vio truncada su adolescencia tras una dura operación para corregir su escoliosis. Durante dos años tuvo que llevar un corsé que le impedía hacer muchas cosas.

Pasaba mucho tiempo leyendo y buscando la verdad, sin saber que la Verdad la estaba guiando, a través de su Providencia, para que ella dejara de buscar erróneamente en el budismo y en otras filosofías y lograra entrar por el buen camino. El proceso culminó a los dieciocho años, cuando decidió bautizarse y recibir la Comunión y la Confirmación. Descubre toda su historia en «Cambio de Agujas», de HM Television