En la Carta a los Hebreos leemos que la Palabra es una espada que sondea y penetra el corazón.(Hb 4,12). Añadimos que un hombre así alcanzado por la Palabra, con la misma espada alcanza y penetra el Misterio de Dios y se sacia de El.

Nueva catequesis del Padre Pavía.

Artículo anteriorLa Fe de Vinicius, la joven esperanza del Real Madrid
Artículo siguiente¿Hay un derecho a matar a un ser humano inocente?